Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Autor |_ - Blog Banner
Paúl Miguel Ortega González - Hacer Fotos de Producto en Casa - 3b533e41b95be356edc5d12a57b1078c.jpg

Hacer Fotos de Producto en Casa

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Jun 01, 2020

   Como es obvio lo primero que vamos a necesitar para hacer fotos de producto es un equipo fotográfico básico. Depende de los recursos que tengamos o de lo que estemos dispuestos a invertir te conviene elegir unas u otras opciones.

#1. Cámara de Fotos o Smartphone

   El elemento más indispensable será la cámara de fotos. Puede ser una cámara réflex, sin espejo, bridge compacta, no es necesario que sea la mejor cámara del mercado. Mientras tengas la posibilidad de usar los parámetros más básicos de forma manual será suficiente.

   Con parámetros básicos nos referimos al balance de blancos, la velocidad de obturación, la apertura del diafragma y la sensibilidad ISO. Si nos olvidamos del modo automático y aprendemos a jugar con el triángulo de exposición adecuadamente conseguiremos mejores tomas.

#2. Objetivo

   Si tienes una cámara con lentes intercambiables te interesa saber que la elección del objetivo también será importante. En fotografía de producto no queremos que nuestro artículo aparezca deformado, por lo que debemos evitar focales extremas como angulares o teleobjetivos, los primeros alargan la perspectiva y los segundos la comprimen.

   Las lentes que mejor mostrarán la realidad y menos deformación presentarán serán las lentes estándar entre los 30 y 55mm. Si tienes una lente zoom, trata de trabajar dentro de esas distancias, aunque también puedes optar por adquirir una lente fija de calidad (como un 35 o un 50mm) que seguramente ofrecerán menos aberraciones, mayor nitidez y mejor contraste.

#3. Trípode

   Cuando no tenemos demasiadas fuentes de iluminación, no contamos con una lente muy luminosa y no podemos forzar demasiado la ISO porque sale mucho ruido, tendremos que jugar con el tercer parámetro del triángulo de exposición: la velocidad de obturación.

   El problema es que si dejamos el obturador abierto demasiado tiempo las fotos saldrán trepidadas debido al inevitable movimiento de nuestras manos. Para eso nos vendrá bien utilizar un trípode, ganaremos estabilidad y podremos hacer fotos con velocidades lentas y conseguir más luz.

   Aunque este no es el único motivo. Es mucho más recomendable que todos los artículos de tu tienda online estén tomados con un encuadre similar y desde la misma perspectiva. Así es como lograrás homogeneidad y coherencia visual. Fotografiar unos artículos más lejos y otros más cerca puede afectar al tamaño/escala que imagine el espectador.

   Si usas un trípode, solo tendrás que ir cambiando los productos y tomar tus fotos. Si no te molesta podrás dejar el set siempre listo para cuando lo necesites. Puedes incluso usar un disparador remoto para no tener que tocar ni la cámara una vez tengas claro el encuadre y los parámetros, preocupándote solo del encuadre y la composición.

El Set Fotográfico

Una vez tenemos el material fotográfico le toca el turno a la preparación del set donde haremos nuestras fotos. En realidad no necesitaremos demasiadas cosas, de hecho seguramente muchas las tendremos ya, pero aun así nos conviene conocer alternativas que nos ayuden a mejorar.

#1. Localización: Para montar nuestro pequeño estudio fotográfico necesitamos espacio, cuanto más mejor, porque podremos movernos más libremente alrededor del set y colocar accesorios o trípodes de iluminación sin problemas.

#2. Mesa o Superficie Estable: Al trabajar con luz natural, coloca la mesa al lado de la ventana de forma que la luz incida lateralmente. No la pongas justo delante de la ventana porque no queremos un contraluz que haga sombras feas, ni tampoco te coloques entre la mesa y la ventana porque tú mismo/a generarás sombras.

#3. Fondo: En la mayoría de los casos tendremos que añadir un fondo a nuestro set. A no ser que vayas a hacer tomas cenitales (desde arriba) lo más recomendable es un fondo continuo para que no se note la línea entre la mesa y la pared. Te servirá el típico papel continuo para manteles de mesa, una tela blanca (bien planchada) o incluso una cartulina A3 blanca que puedas pegar con cinta adhesiva a la pared o sujetar con pinzas.

0 comentarios